miércoles, 14 de junio de 2017

Verano 2017

(Foto: Julián Romero)
Trillando en la Calerilla. Una de las tareas veraniegas ya casi en total desuso.

6 comentarios:

  1. Que bella estampa. Que buenos momentos paso con mis amigos de Fuente del Arco en La Calerilla, cuando organizamos una comida con cualquier excusa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Y que lo digas Joselin, ¡¡¡Qué estampa más entrañable!!! Yo recuerdo a mi padre trillando y canturreando a pesar del calor tan enorme que tenían que aguantar todos los del campo, para poder tener un poco de pan en la casa, primero la siega, luego el acarreo, después la trilla, luego quedarse allí esperando que viniese un poco de viento para limpiar, luego llena costales, y la paja había que llevarla al pajar, y el calor apretando. Si no sé cómo aguantaban los cuerpos.
    n fin, Buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los hombres y mujeres de antes estaban hechos de otra madera.
      Yo, de niño, he estado con mi tío Pedro en la era, bajo el tórrido sol y para descansar dormíamos la siesta sobre los aparejos a la sombra de cualquier árbol. Luego seguíamos trillando la cebada, la avena, el trigo o los garbanzos, limpiarlos con el viento para separar el grano de la paja y después acarrearlos con los burros y meter la paja en el doblao.
      Por suerte para mí, siendo un niño, todo esto cambió.
      Un abrazo cortijero.

      Eliminar
  3. Joven del pueblo.22 de junio de 2017, 1:21

    Dichosos vosotros que vivisteis aquellas épocas tan duras y precarias así podéis valorar lo que tenemos en la actualidad, a pesar de los pesares..

    ResponderEliminar
  4. UNO QUE ESTA FUERA23 de junio de 2017, 4:32

    Pues a pesar de los pesares y todo lo que conlleva, era una buena época. Y si quereis, aqui tenemos tema de conversacion para hacer comparaciones, aunque estas, dicen que son odiosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Una buena época dices?
      Pués haber si me lo explicas. Cientos de familias de Fuente del Arco, entre ellas la mía, se marcharon porque no se podía ni comer.

      Eliminar

DEJA AQUÍ TU COMENTARIO